Limpieza de brochas — Mª José

Hola chicas!!

Hoy os traigo una entrada cortita. Las que me seguís por Instagram sabéis que he tenido un problemilla en el ojo izquierdo y no quiero abusar de pantallas.

De todas formas, este post no requiere mucha extensión, aunque sí que me parece básico a la hora de maquillarse: la limpieza de brochas.

Igual que ocurría con la limpieza del rostro, es básico que nuestras brochas estén limpias para que cualquier bacteria que haya podido quedar de otras aplicaciones nos dé un disgusto en la siguiente aplicación.

A continuación, os voy a explicar lo que yo hago, pero si queréis algo más visual, os aconsejo que busquéis un vídeo en You Tube de Makeup Gades. Os cuenta como ahorrar agua y dejar las brochas perfectas.

Las brochas que uso a diario las limpio después de cada uso con el limpiador de brochas de MAC, que al llevar alcohol las desinfecta y se secan a los pocos minutos, pero semanalmente hago una limpieza general de todas las brochas que he usado a lo largo de la semana.

Bajo el grifo mojo únicamente las cerdas (cuidado con no mojar la virola porque si no, el pegamento puede “aflojarse” y perder firmeza o incluso desprenderse) A continuación, aplico una gota de champú o un poco más, dependiendo del tamaño de la brocha) sobre la palma de la mano (podéis poneros un guante de los de lavar los platos de toda la vida para que la piel de la mano no sufra) y, a continuación, en círculos muevo la brocha y enjuago bajo el chorro del grifo hasta que deje de salir espuma. Realizo este proceso tantas veces como sea necesario hasta que la espuma salga blanquita y el agua del aclarado salga limpia. A continuación, las seco con una toalla que tengo especialmente para esto y las dejo secar, siempre tumbadas, para que no se deformen (existen unos brush guard que sirven para que las cerdas al secarse no tomen forma diferente a la original, pero yo no las he necesitado nunca)

Yo ahora, las limpio con un champú de Timotei que venía de regalo en una revista y que, para mi pelo, no funciona, pero ya tengo un jabón de aceite de coco en pastilla (ojo, no que huela a coco, puede o no oler a coco, pero su ingrediente principal es el aceite de coco) que dicen que deja las brochas de maravilla! Yo lo compré en un herbolario de mi barrio, pero en la web de Iherb hay bastantes de ellos (si queréis un buen repaso a los diferentes productos y de la web, os recomiendo que busquéis en You Tube a Sonorona, ya que yo no he comprado nunca en la web y no os puedo dar mi opinión)

Cuando termine el champú, como os digo, empezaré a usar el jabón en pastilla de coco. En este caso, el proceso cambiaría, ya que en lugar de frotar contra la mano, se frotaría la brocha húmeda directamente contra la pastilla de jabón, pero el resto del proceso seguirá siendo el mismo.

En el caso de la Beauty Blender, me han dicho que con la pastilla de coco sale limpísima, pero no os lo puedo asegurar, ya que no lo he probado aún. Como sí que os aseguro que se queda limpia es con el lavavajillas. Con el champú es imposible, ya que el agua termina por salir limpia, pero la mancha de maquilla continúa en la espuma. Así que si no tenéis el jabón de coco, mi recomendación es que directamente la limpiéis con el lavavajillas y no gastéis ni agua ni champú innecesariamente.

Bueno, pues hasta aquí, mi entrada de hoy. Ha sido cortita, pero espero que os haya sido útil. Y como siempre, si tenéis alguna duda, no dudéis en dejármelo en comentarios!

.

Feliz semana!!!

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s